Los juegos de construcción, importatnts por el crecimiento.

Los primeros juegos entre los pequeños son los de construcción y uno de los que acompañan la actividad lúdica de los pequeños durante más tiempo.

Un conjunto de piezas, de formas y colores iguales o diferentes, con las que se pueden hacer múltiples combinaciones, creando diferentes estructuras.

Al principio se trata más que nada de un proceso de manipulación de las piezas. El juego consiste en apilar, ordenar, poner uno dentro del otro, hacer caer las construcciones … Investigan los objetos, aprenden a diferenciarlos por tamaño, por color y relacionarlos entre sí.

A partir de ahí empiezan a construir cosas que representan la realidad, por lo tanto la dificultad aumenta y con ella la coordinación entra la imaginación y las manos, la paciencia y la frustración. Todo ello favorece la destreza y la motricidad del niño.

Este tipo de juego ayuda a los niños a comprender el mundo que le rodea, desarrollando los conceptos como el volumen, grande-pequeño, alto-bajo, corto-largo, formas geométricas, así como van adquiriendo algunas nociones más complejas como el equilibrio, la simetría o la resistencia.

En consecuencia el juego simbólico se desarrolla, recreando situaciones y escenarios que imitan lo que ven y mezclándolos con la imaginación.

Los beneficios no sólo son motrices y emocionales, sino que también ayudan al desarrollo cognitivo e intelectual. Toda una serie de herramientas para el crecimiento personal.

En La Carpa puede encontrar diferentes juegos de construcción, desde cubos para apilar y ordenar a clásicos juegos de madera de cosntrucción … todo ello en el apartado de “educativo”

 

 

Pin It on Pinterest

Share This